Bodegas La Horra aspira a duplicar su producción hasta las 300.000 botellas anuales

La empresa culminará la construcción de sus instalaciones con la edificación de la nave de elaboración definitiva y de las zonas nobles y de enoturismo
Bodegas La Horra es la apuesta de la riojana Roda en la Ribera del Duero.
Bodegas La Horra es la apuesta de la riojana Roda en la Ribera del Duero.

Con una exitosa y dilatada trayectoria de prestigio en la Denominación de Origen Calificada Rioja, Bodegas Roda inició hace más de una década la búsqueda por todo el territorio español de las mejores tierras para el cultivo de la variedad tempranillo. La zona vitivinícola que mostró mejor aptitud, según su criterio, fue Ribera del Duero, concretamente la zona de La Horra (Burgos), que da nombre a la bodega.

Se trata de una comarca con tradición en el cultivo de la vid que se remonta a la época prerromana. Por sus viñedos viejos, por el potencial y la complejidad de sus tempranillos y por ser un área fresca de esta denominación, fue el lugar elegido para que en abril de 2009 naciera Bodegas La Horra y sus vinos Corimbo. En ese momento, Bodegas Roda llegó a un acuerdo con los hermanos Pedro y Pablo Balbás, viticultores de la zona, vinculados al viñedo desde generaciones, con 40 hectáreas de viñedo viejo y de mediana edad, en los mejores pagos de La Horra y Roa de Duero.

Entre los retos de Bodegas La Horra a medio plazo, se encuentra el aumento de la producción hasta llegar a producir 300.000 botellas. Otro de los objetivos es la finalización del proyecto de construcción de la bodega que se divide en 4 fases. La primera (nave de elaboración) y segunda fase (nave de crianza) ya están terminadas, pero quedarían las 2 últimas: la tercera, en la que se construirá la nave de elaboración definitiva, y la cuarta fase, que integrará las zonas nobles y las dedicadas al enoturismo.

Proyectos de I+D+i

Como explica Soraya Meinema Bilbao, social media manager de Bodegas Roda, el proyecto Corimbo, que es el nombre de sus vinos ribereños, “se asienta en el respeto por el entorno y el esfuerzo en I+D+i. El viñedo se cultiva de forma sostenible siguiendo las líneas de la viticultura ecológica. De la misma forma que Bodegas Roda ayudó a dar un nuevo enfoque a la vitivinicultura riojana de inicios de los años 90, Corimbo intenta aportar una nueva visión sobre el tempranillo de Ribera del Duero, aprovechando el conocimiento y experiencia acumulada en tantos años de trabajo en La Rioja”.

Bodegas La Horra invierte aproximadamente el 8% de su facturación en I+D+i, una decisión que constata su marcado carácter innovador y su apuesta de futuro. La bodega desarrolla varias líneas de investigación: la primera fue el estudio de los taninos y de los métodos de extracción para evitar la astringencia, en colaboración con la Universidad de Salamanca; después llegó Biogerm, un proyecto “de enorme calado” que persigue recuperar la biodiversidad de la variedad tinta del país (tempranillo) en el entorno de La Horra; y el último ha sido Astrino, un proyecto cuyo objetivo son los vinos con taninos amables, mediante el estudio de prácticas vitícolas y condiciones enológicas naturales.

En Bodegas la Horra se elaboran 2 tintos: Corimbo y Corimbo I. El primero es un vino elaborado al 100% con la variedad tinta del país cultivada a partir de una viticultura ecológica con viñedos en vaso y sin riego ubicados en el entorno de La Horra y Roa de Duero (Burgos) de 25 a 30 años de media. Realiza la fermentación maloláctica en tinas de roble francés y una crianza de 14 meses en barricas de roble francés y americano, de las cuales un 10-15% son nuevas.

Corimbo I es el estandarte. Procedente de viñas de más de 50 años y elaborado al 100% con tinta del país. Realiza la fermentación alcohólica en tinas de madera y la fermentación maloláctica en barricas de roble francés. Tiene una crianza de 16 meses en barricas de roble francés y americano, de las cuales el 40-50% son barricas nuevas.

Exportaciones a 50 países

Bodegas La Horra está presente en 50 países y exporta el 53% de la producción, que en 2020 alcanza las 123.000 botellas, cifra sensiblemente inferior a las 177.000 botellas de 2019.

La bodega cuenta con 50 hectáreas de viñedo en los mejores parajes de la zona y sus vinos, como detalla Meinema Bilbao, se rigen por tres conceptos básicos: evitar el exceso de madera, eludir la sobremaduración manteniendo la frescura y realizar una extracción muy cuidada para favorecer la finura del tanino.

Castilla y León Económica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre la protección de datos:
· Responsable de los datos: Ediciones La Meseta, S.L.
· Finalidad: Enviar un comentario
· Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar o suprimir los datos, así como otros derechos como es explica en la política de privacidad.
· Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la protección de datos aquí.

Noticias relacionadas

Ir al contenido