Caja de Burgos aprueba sus líneas estratégicas para 2011

La entidad se centrará en el proceso de integración en Banca Cívica y en captar recursos minoristas

La Asamblea General de Caja de Burgos aprobó las líneas generales de su Plan de Actuación y los objetivos para 2011, centrada en cinco ejes, como son la adaptación al entorno institucional; el desarrollo del Proyecto de Integración de Banca Cívica; la generalización del nuevo modelo de gestión a todos los niveles; el avance en el fortalecimiento financiero; y el fomento del compromiso social. 

En cuanto a las actuaciones destinadas al desarrollo del proyecto de integración, destacan la puesta en común de negocios conjuntos; la centralización de estrategias y políticas; la progresiva integración operativa; la culminación de la estructura central del Grupo; y la consolidación del modelo de negocio de Banca Cívica.

Respecto a la generalización del nuevo modelo de gestión, los objetivos previstos son implantar de forma rápida una gestión integrada y uniforme y garantizar la gestión y la suficiente representación de Caja de Burgos en los órganos ejecutivos de la sociedad central.

Líneas de actuación

Por otra parte, las líneas de actuación destinadas a mantener la capacidad de gestión en el negocio bancario minorista en Castilla y León y Cantabria hacen referencia a la consolidación de la estrategia de productividad comercial; al impulso de la captación de depósitos; a la transmisión de la pertenencia de Caja de Burgos al Grupo Banca Cívica; y la preservación de la identidad de la caja burgales, que además continuará fomentando la participación de los clientes en el diseño y construcción de la Obra Social, a través del programa Tú eliges, Tú decides.

Retos

En el área de negocio, sus retos están encaminados a mantener la estrategia comercial del presente año. Así, el foco comercial se centrará especialmente en la captación de recursos minoristas de balance. Además, los objetivos de liquidez y vigilancia del riesgo crediticio conllevan seguir trabajando para mitigar el riesgo de la cartera y reducir la concentración del riesgo en el sector inmobiliario.

Por otra parte, las modificaciones más significativas de los Estatutos y Reglamento Electoral de Caja de Burgos aprobados por la Asamblea General, comprenden el ejercicio indirecto de la actividad financiera, según el cual las cajas podrán desarrollar su actividad a través de una entidad bancaria aportando todo su negocio financiero sin dejar de tener la consideración de cajas de ahorro; la amplia la regulación de los Sistemas Institucionales de Protección (SIP) para los que, entre otros requerimientos, exige que exista una sociedad central con forma de entidad bancaria que esté al menos participada por las cajas en un 50 %; las novedades en la regulación de las cuotas participativas, de forma que el emisor pueda otorgar a sus titulares derechos políticos, participando por tanto en la Asamblea General, Consejo de Administración y en la Comisión de Control; y las modificaciones en los Órganos de Gobierno de las Cajas de Ahorros para ajustarse a la limitación según la cual las entidades públicas no tendrán una representación superior al 40%, así como la decisión del Ayuntamiento de Burgos de ejercer su representación como entidad fundadora de la Caja, y no como una corporación municipal, que era como figuraba hasta ahora.

Modificación de estatuto

Una vez aprobada estas modificaciones por parte de la Asamblea General, se elevará a la Junta de Castilla y León, y una vez que ésta autorice la presente modificación de estatutos, se iniciará el proceso de adaptación de los órganos de gobierno, que quedarán renovados en su totalidad.

Respecto a 2010, los aspectos más relevantes de la gestión han estado marcados por los importantes avances en la integración, ya que se ha cumplido el objetivo de que la Sociedad Central operara desde el día 1 de julio; se ha definido ya el nivel de centralización de decisiones; y se ha completado la estructura organizativa del banco, al que progresivamente se ha ido incorporando un importante número de personas procedentes de las tres cajas fundadoras.

En la actualidad, el Grupo Banca Cívica está estudiando la incorporación de Cajasol en el marco del protocolo suscrito la semana pasada. De llegar a buen término, Banca Cívica se convertiría en el sexto grupo del sector por volumen de negocio, con un balance de 78.000 millones de euros en activos, una red comercial de 1.600 oficinas repartidas por 33 provincias españolas y contaría de inicio con una plantilla de 9.500 personas.

Desde el punto de vista del reparto geográfico, Cajasol asumiría como zonas naturales Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura, manteniéndose el reparto inicial para el resto de socios. En el protocolo que sirve de base para la negociación se prevé que Caja Navarra cuente con una cuota del 29,1%, la misma que tendría Cajasol, quedando Caja Canarias con un 21,3% y Caja de Burgos con un 20,5%.

Sede social en Sevilla

La sede operativa de Banca Cívica se mantendría en Madrid, mientras que la sede social se situaría en Sevilla. El protocolo de integración prevé además que en la composición del nuevo consejo de Banca Cívica figuren cinco representantes de Caja Navarra, cinco por parte de Cajasol, cuatro por CajaCanarias y cuatro por Caja de Burgos, además de dos consejeros independientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre la protección de datos:
· Responsable de los datos: Ediciones La Meseta, S.L.
· Finalidad: Enviar un comentario
· Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar o suprimir los datos, así como otros derechos como es explica en la política de privacidad.
· Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la protección de datos aquí.

Noticias relacionadas

Ir al contenido