Conciliar la vida familiar y laboral aumenta la productividad y atrae el talento, según los expertos

Insisten en cambiar la cultura española del trabajo
familia2

Cada vez son más las voces que reclaman la implantación en las empresas de unos horarios de trabajo más acordes a la nueva realidad social y laboral que se configura en el país. De hecho, Valladolid acogió esta semana la que ya es la quinta edición del Congreso Nacional para la Racionalización de los Horarios en España, que este año se celebró bajo el lema Es hora de conciliar y en la que se dieron cita cerca de 300 profesionales de los distintos sectores productivos, lo que pone de manifiesto el interés que este asunto suscita en el mundo empresarial.

Uso racional del tiempo

Este encuentro se marcó como objetivo concienciar a todos los estamentos de la sociedad española de la necesidad de alcanzar un uso más eficiente del tiempo, propósito que se lograría mediante la racionalización y flexibilización de los horarios de trabajo en España, con el fin último de que tanto hombres como mujeres sean capaces de conciliar realmente su vida personal, familiar y laboral, puesto que, como se subrayó en el Congreso, tener vida propia no es un lujo, sino un aspecto esencial.

La convención se prolongó durante las jornadas del 19 y 20 de este mes, y su acto de clausura corrió a cargo de Ignacio Buqueras, presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios, y Juan Vicente Herrera, presidente de la Junta de Castilla y León. En sus palabras de cierre, Buqueras elevó una petición a toda la sociedad: “Tenemos que tener muy claro que la productividad no pasa por estar más horas en el trabajo. Aún somos destacados líderes europeos en este área, al tiempo que estamos en la cola de la productividad. No debemos continuar con este modelo, hay que optimizar el tiempo y que ser eficaces”.

Beneficio empresarial y social  

Durante el Congreso se celebraron cuatro mesas redondas, de las cuales surgieron importantes conclusiones, como el hecho de que la conciliación de la vida personal y laboral redunda en beneficio del propio negocio, puesto que favorece la productividad, la atracción de talentos, el compromiso de los empleados, la excelencia y la compensación; y al mismo al mismo tiempo tiene también repercusiones positivas para la sociedad, puesto que favorece la igualdad en el acceso al trabajo, proporciona salud y bienestar y permite la correcta atención que merecen sectores como los discapacitados, la infancia, y en definitiva, la familia.

Por otra parte, los participantes llegaron a la conclusión de que aunque la idea de conciliar ya no resulta novedosa, sí que lo son las formas de llevarla a cabo. En este sentido, destacaron que la verdadera conciliación pasa por cambiar la cultura española del trabajo y tener claro el concepto de la igualdad de géneros.

Jóvenes

Según afirmaron los expertos, el modelo actual no es compartido por los jóvenes, motivo por el que abogaron por dar valor a la opinión de la juventud y redefinir los factores de la vida que son realmente importantes para dejar en un segundo plano a los menos relevantes: el vínculo con las personas y los seres queridos debe ser una prioridad, y restringir el tiempo de trabajo para relacionarnos más con familia y amigos, una realidad.  “Hay niños que en esta confusión reinante llaman papá al maestro y mamá a la maestra, lo que denota un déficit en las relaciones familiares”, expusieron algunos ponentes en las mesas redondas. Para hacer frente a esta realidad, los asistentes plantearon algunas soluciones con humor que se podrían llevar a cabo para alcanzar la verdadera conciliación, como “un reloj milagroso con menos horas para trabajar, el calendario conciliador con medio mes de días festivos o ir a vivir a Marte o a Venus, donde el año consta de dos días, contando con que el primero sería festivo al ser 1 de enero y el otro el día de nuestro cumpleaños”.  

Bromas aparte, los participantes en las mesas redondas insistieron en que el verbo conciliar “ya puede ser conjugado en el trabajo sin miedo a las reacciones de los jefes y sin ponerse colorado ante el resto de compañeros”. Una última conclusión, en este caso más vinculada a la vida personal, es dejar de lado los programas de telebasura emitidos por televisión, puesto que sólo sirven para perder el tiempo y robar horas de sueño.

Castilla y León Económica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre la protección de datos:
· Responsable de los datos: Ediciones La Meseta, S.L.
· Finalidad: Enviar un comentario
· Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar o suprimir los datos, así como otros derechos como es explica en la política de privacidad.
· Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la protección de datos aquí.

Noticias relacionadas

Ir al contenido