El presente también será pasado

Por: Félix Alberto Sanz
La clave es saber gestionar lo que experimentamos mientras sucede.
La clave es saber gestionar lo que experimentamos mientras sucede.

Ya nos avisó Heráclito: “nada es permanente, a excepción del cambio”.

Sí, vivimos épocas convulsas, de muchos y vertiginosos cambios, posiblemente, cierto es, a más velocidad que en tiempos pretéritos. Pero no nos creamos el ombligo de la historia, pensemos que ahora todo se da la vuelta, que estamos ante el momento más trascendental de nuestro universo y que, mañana, todo será distinto.

No, simplemente ahora experimentamos y sufrimos (o disfrutamos) las emociones ligadas a dichos cambios, pues somos nosotros quienes los estamos viviendo. Como ya vivimos otros que recordamos, pero no sentimos.

Y de eso va todo. De saber gestionar lo que experimentamos mientras sucede.

Cambios

A poco que miremos para atrás, rememoraremos cambios en nuestras vidas que nos hicieron sentir temerosos, ansiosos, irascibles, acobardados o con la sensación de que se nos hundía el mundo a los pies. ¿A quién no le han despedido de un trabajo, abandonó alguna pareja, cambió de lugar de residencia o perdió a un ser querido?

¿Os acordáis de cómo nos sentíamos en aquellos momentos? ¿Recordáis esas emociones y estados anímicos ligados a esos momentos, no deseados? ¿Y si los miramos de manera retrospectiva ahora? Efectivamente, los evaluamos de manera distinta. Añadiría que es bastante probable que, con la excepción de la muerte de personas queridas, todos aquellos cambios que tanto nos hirieron en su momento, sin el envenenamiento momentáneo de las emociones asociadas, ahora los agradezcamos y valoremos como positivos para nuestro desarrollo posterior y nos sintamos afortunados pues, gracias a ellos, somos lo que somos ahora.

Exactamente lo mismo sucederá con esta situación que ahora estamos viviendo, tan novedosa para todos, que nos asusta, agobia, inquieta, irrita o agita y que, cuando dentro de unos años la miremos por el espejo retrovisor de nuestras vidas, nos habrá otorgado nuevas oportunidades, experiencias, alegrías y anécdotas de las que ahora no somos conscientes pero que por entonces no querremos desprendernos y de las que, si reflexionamos sobre ellas, aprenderemos grandes lecciones.

Y es que, parafraseando a William Shakespeare, “nuestro pasado simplemente es nuestro prólogo”; y citando a Walter Scott: “mira hacia atrás y ríete de los peligros pasados”.

Recordad, todo pasa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre la protección de datos:
· Responsable de los datos: Ediciones La Meseta, S.L.
· Finalidad: Enviar un comentario
· Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar o suprimir los datos, así como otros derechos como es explica en la política de privacidad.
· Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la protección de datos aquí.

Noticias relacionadas

Leer más

Una coyuntura crucial

Por: Alberto Cagigas
Uno tiene la sensación de que nos encontramos en un punto de inflexión tanto histórico como económico que…
Camino empedrado.
Leer más

Más piedras en el camino

Por: Alberto Cagigas
Llega el último cuatrimestre de 2021, y aunque la amenaza de la pandemia remite con mayor lentitud de…
Granalu, La Brasería de Cuéllar, Terrabuey, empresa familiar.
Leer más

Necesitamos más ‘luises’

Por: Alberto Cagigas
Conocí a Luis de casualidad y generoso me contó una historia personal que quiero compartir con usted, querido…
Ir al contenido