Empezar a comerse los perros

Por: Alberto Cagigas
la crisis es económica, sanitaria, pero también política, institucional y social
“En las madrugadas lastradas de imposibles, los insomnes empresarios y autónomos se levantan exánimes para defender sus negocios en el país de la UE que más sufrirá la pandemia tanto desde el punto de vista sanitario como económico, con los peores registros en recesión, paro y déficit”.

Estos días me viene a la mente el pasaje en el que Willian Ospina narra en El País de la Canela los infortunios de la expedición de Gonzalo Pizarro, que partió de Quito (Ecuador) con poco más de 200 soldados españoles y 4.000 nativos para internarse en la selva inexplorada en busca de la apreciada especia y del mítico El Dorado. La marcha fue un absoluto fracaso, pero pasó a la historia de la Humanidad porque Francisco de Orellana descubrió, y navegó, el Amazonas. Era el año 1542. En la odisea, exhaustos y extraviados, para sobrevivir se vieron obligados a comer primero los caballos y después, con asco y horror, a los perros, quienes durante la marcha se habían alimentado con los cadáveres de los indios fallecidos por el agotamiento, el hambre y las enfermedades. La sobrecogedora gesta me recuerda a la que atraviesan en la actualidad empresarios y autónomos, que están devorando todos sus recursos para mantener su actividad aun poniendo en riesgo su salud y su patrimonio.

En el plazo de una semana, en Castilla y León Económica fuimos capaces de celebrar 2 eventos, cumpliendo con las estrictas normas de seguridad sanitaria, gracias a los cuales pudimos volver a conversar presencialmente con algunos de los principales empresarios de Castilla y León, quienes mostraron unos síntomas de abatimiento que no percibí en la pasada recesión de 2007. De acuerdo que en esta ocasión la crisis no es sólo económica, sino, y sobre todo, sanitaria, pero también se percibe que empieza a ser política, institucional y social. En los IX Diálogos Castilla y León Económica, uno de los empresarios de la industria agroalimentaria con mayor éxito de nuestra comunidad autónoma confesó que estaba decaído, y lo que es peor, descreído sobre el futuro de la sociedad española. Si esta sincera reflexión fue compartida por un hombre de negocios al frente de una empresa que está creciendo, imagínense como están los ánimos en el resto.

Inseguridad jurídica

7 días después y ya en los XIV Premios Castilla y León Económica, Eduardo Ordóñez, presidente de Gabinete de Recolocación Industrial (GRI), destacó en su discurso de apertura que en una democracia desarrollada las empresas necesitan un marco favorable para crear empleos, pero en la España actual tenemos “inseguridad jurídica, presión fiscal y laboral asfixiante, burocracia que raya lo obsceno, desprestigio social y todo tipo de despropósitos. Es más fácil recoger maíz en el desierto del Sahara que crear empresas”. En ese acto otorgamos el Premio de Honor Castilla y León Económica a Gerardo Gutiérrez, fundador de la farmacéutica Gadea, propietario de la ingeniería Grupo Incosa y accionista de varias empresas con sede en nuestra comunidad autónoma. Ese mismo día Gerardo Gutiérrez publicó en El Mundo de Castilla y León un atinado artículo, donde denunciaba que los líderes políticos están instalados “en la práctica de un bochornoso sectarismo. No resuelven los problemas y practican un maniqueísmo absurdo que fractura a la sociedad. Su liderazgo es perfectamente inútil para los intereses generales”. Para concluir: “con el virus acabaremos cuando haya vacuna, pero España necesitará una triple frente al covid, los sectarios y los inútiles”

Unas horas después de finalizar la entrega de los galardones, entró en vigor una nueva normativa autonómica, que ante el avance de la pandemia, obligaba al cierre de la hostelería, entre otras actividades, pese a que el sector, que ya fue clausurado en la primera ola, había realizado cuantiosas inversiones para evitar contagios en los establecimientos. Por la noche, un conocido restaurador vallisoletano publicó en las redes sociales unas frases que reflejan muy bien el sentir común de un colectivo desmoralizado y demonizado: “Después de 5 meses de lucha para levantar el agujero del confinamiento de marzo, 5 meses currando, tapando agujeros y abriendo otros, sin disfrutar de un descanso con la familia, sin tener otro pensamiento que no fuera mantener el negocio a flote, ajeno a las amistades y a la familia por falta de tiempo, sin poder dormir y con la salud hecha un asco, resulta que el Estado y toda su maquinaria trituradora de dinero nos vuelve a colocar a los pies de los caballos”.

Sin rumbo para la recuperación

En las madrugadas lastradas de imposibles, los insomnes empresarios y autónomos se levantan exánimes para defender sus negocios en el país de la UE que más sufrirá la pandemia tanto desde el punto de vista sanitario como económico, con los peores registros en recesión, paro y déficit; y por si fuera poco, sin un rumbo para la recuperación al presentar un proyecto de presupuestos estatales que es, en sí mismo, la fake news más voluminosa pergeñada hasta la fecha, según denuncia, entre otras voces autorizadas, el propio gobernador del Banco de España al considerarlos irreales. 

Vendrán tiempos mejores para la actividad económica, sin duda, pero ahora mismo existe la sensación de que una vida no abarca para mantener activas unas empresas sacudidas por una pandemia más virulenta por la incompetencia de nuestros gestores públicos. A muchos, como en la expedición de Gonzalo Pizarro, sólo les queda como último recurso empezar a comerse los perros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre la protección de datos:
· Responsable de los datos: Ediciones La Meseta, S.L.
· Finalidad: Enviar un comentario
· Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar o suprimir los datos, así como otros derechos como es explica en la política de privacidad.
· Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la protección de datos aquí.

Noticias relacionadas

Leer más

Una coyuntura crucial

Por: Alberto Cagigas
Uno tiene la sensación de que nos encontramos en un punto de inflexión tanto histórico como económico que…
Camino empedrado.
Leer más

Más piedras en el camino

Por: Alberto Cagigas
Llega el último cuatrimestre de 2021, y aunque la amenaza de la pandemia remite con mayor lentitud de…
Granalu, La Brasería de Cuéllar, Terrabuey, empresa familiar.
Leer más

Necesitamos más ‘luises’

Por: Alberto Cagigas
Conocí a Luis de casualidad y generoso me contó una historia personal que quiero compartir con usted, querido…
Ir al contenido