Emprender desde niño

Por: Eduardo Estévez
Jesús Yllera y Marcos Yllera, fundador y presidente de Bodegas Grupo Yllera, res
Jesús Yllera y Marcos Yllera, fundador y presidente de Bodegas Grupo Yllera, respectivamente, con los alumnos del IES La Merced de Valladolid.

Hace pocos días comenzó el programa Empresa familiar en las aulas, impulsado desde Empresa Familiar de Castilla y León (EFCL) y la Consejería de Educación, con el fin de hacer llegar a los niños la realidad de la empresa y de la economía real.
 
Los empresarios han salido del armario, han decidido contar sus historias, han decidido salir de sus despachos y explicar a los niños lo que sienten, lo que significa emprender en sus vidas, que son felices a pesar de los retos que te exige la responsabilidad empresarial, que todos pueden hacerlo y que deben tener en cuenta la creatividad e innovación en sus futuras vidas profesionales.
 
No se trata de comer el coco a los niños con la empresa, sino de que conozcan un mundo precioso que nadie se lo cuenta y, por tanto, difícilmente lo pueden tener en su agenda de futuro. Es más, en algunos casos incluso lo que reciben los niños y jóvenes son ciertos mensajes contrarios a la iniciativa individual, recortando  así las posibilidades creativas de las personas.
 
Dice el profesor Miguel Angel Gallo que “no se puede amar lo que uno no conoce”, aludiendo a la empresa familiar. Si conseguimos que la sociedad conozca lo que aporta la empresa familiar, sus valores, su creación de riqueza, su importancia en la generación de empleo, etc., tendremos más posibilidades de que nuestro niños quieran ser emprendedores y empresarios.
 
Iniciativa privada

Lo público es necesario, sin duda, pero me preocupan los recientes datos de la proporción al sistema socioeconómico español: 1 persona en lo privado, por cada 1,5 personas en los público o sin trabajar. Más allá de los planteamientos demagógicos políticos que nos inundan, si de verdad queremos ser prácticos y conseguir un país mejor, no tengo la menor duda de que si no damos la vuelta al protagonismo de la iniciativa privada, será imposible sostener nuestro querido bienestar social.
 
Por ello, desde Empresa Familiar de Castilla y León tratamos de aportar este granito de arena, con la esperanza de que la siguiente generación valore esforzarse por crear proyectos, por aportar valor a la sociedad bien como empresario o bien trabajando por cuenta ajena, que también se puede ser emprendedor de este modo.
 
“La cultura del esfuerzo” de la que habla Juan Roig, presidente de Mercadona, ésa es la clave. Quien se esfuerza y trabaja suele obtener el reconocimiento económico y personal del sistema. O, como dice el Cholo Simeone, “si se trabaja y se cree, se puede”. Ése es el mensaje para nuestra juventud, para nuestros hijos. Se puede ser feliz emprendiendo, si uno cree en lo que hace, si a uno le apasiona lo que hace. No hay dificultades que no puedan ser sorteadas, con actitud y ganas. Si educamos en lo fácil, tendremos un montón de personas moviendo papeles de un sitio a otro, entretenidos eso sí, pero que difícilmente aportarán valor real a una sociedad que necesita empresarios como el comer.
 
Gracias Jesús y Marcos Yllera. Siempre podréis decir que fuisteis los primeros en esta apasionante aventura de dar a conocer lo que somos, y lo  que no somos. Esperemos que algún niño quiera ser como vosotros en su futuro. Habrá merecido la pena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre la protección de datos:
· Responsable de los datos: Ediciones La Meseta, S.L.
· Finalidad: Enviar un comentario
· Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar o suprimir los datos, así como otros derechos como es explica en la política de privacidad.
· Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la protección de datos aquí.

Noticias relacionadas

Ir al contenido