Entorno de incertidumbre

Por: Carlos Martín Tobalina
Internacionalización
Las exportaciones en Castilla y León se han incrementado un 22%, recuperando los niveles precovid.

En la actualidad, acertar con previsiones de futuro a medio plazo sobre la evolución de la economía europea, nacional o autonómica se ha convertido en una tarea casi imposible desde casi todas las perspectivas posibles de análisis. Si escuchamos y leemos a expertos, gurús, empresarios, políticos, analistas y algún que otro ‘comentarista’ avezado, nos adentramos en una época que empieza a tener claros síntomas de agotamiento en su evolución de reciente crecimiento.

Lejos de etiquetar como crisis a esta fase económica en la que nos adentramos, entiendo que estamos en un momento mucho más controvertido y complejo que merece una lectura objetiva de los distintos hechos que acontecen hoy en el panorama internacional y nacional, hechos que evidentemente también nos van a condicionar en la perspectiva autonómica.

Prueben a introducir en una coctelera los siguientes ingredientes: en el ámbito internacional, vivimos sumidos en un entorno de progresivo proteccionismo mundial, proceso inducido por algunas de las principales potencias de mercado que aspiran a cambiar el rumbo y tendencia al que han visto abocada su economía. En este sentido, la guerra comercial China-EEUU afecta de forma inmediata a la actividad industrial de la poco competitiva industria europea. La economía china, que hasta no hace tanto se acercaba a 2 dígitos en su crecimiento, necesita nuevas salidas para su exceso de capacidad productiva, capacidad alimentada históricamente por potencias mundiales como EEUU, no lo olvidemos.

Sin embargo, ahora esta tendencia se ha revertido, la Administración norteamericana ha decidido repatriar capacidades, algo que al contrario de lo que desde muchos ámbitos se nos quiere vender como una decisión caprichosa de un presidente, no es más que la legítima decisión en defensa de los intereses de un país que ha venido perdiendo capacidad de decisión en su política industrial durante los últimos años.

Cambio de rumbo en el comercio mundial

Otra cuestión es la forma de implementar en el entorno internacional este cambio progresivo (y no tan reciente) en el comercio mundial. Nos podrá gustar más o menos el estilo en la negociación directa y agresiva que trata de implementar la Administración norteamericana tanto en la UE como con sus antaño socios industriales como China, pero el hecho irrefutable es que esta tendencia va a cambiar el rumbo del comercio mundial y, por tanto, de la economía. Tal y como he comentado anteriormente, las capacidades industriales chinas sobre las que EEUU ha impuesto barreras arancelarias se dirigen a otros mercados de más fácil entrada como los mercados europeos, los cuales, a su ritmo, es decir, casi parados, observan cómo van entrando productos chinos cada vez con mayor valor añadido en la UE, y todo ello sin que la UE, ese gran mercado falto de competitividad, de ritmo y de flexibilidad, sea capaz de reaccionar a tiempo. Este proceso afecta desde hace ya meses (años) a gran parte de la industria europea, y muy especialmente a la anticompetitiva industria británica, cuyas acerías ya se vieron afectadas desde hace 5 años con una enorme pérdida de actividad y empleo (miles de empleos perdidos) por estas circunstancias (y luego nos rasgamos las vestiduras con los motivos del Brexit).

A este proceso proteccionista mundial le añadimos el ya mencionado Brexit, cuyos efectos aún no dimensionados del todo y nunca positivos en la economía europea se van a agravar por una falta de definición del proceso al que sólo le faltaban unas elecciones en perspectiva en aquel gran país.

Recesión de la economía alemana

Finalmente, y en el plano internacional, súmenle el puntual agotamiento y recesión de la potentísima economía alemana, hecho éste que ya está afectando a corto plazo a nuestra industria en todos y cada uno de los sectores de actividad -bienes de equipo, automoción, agroalimentario-.

Todo este cúmulo de situaciones han llevado dentro del plano internacional a un menor crecimiento de la economía española y por ende de la economía regional de Castilla y León. Desde una perspectiva analítica, todas estas circunstancias se pueden atemperar con medidas estructurales y de contingencia por parte de los poderes públicos. Sin embargo, entra en esta endemoniada ecuación una variable que descontrola siempre a cualquier aventurado economista que quiera arriesgarse a proponer medidas y a avanzar tendencias: la incertidumbre.

Este concepto es vital para entender que la ralentización de hoy se puede convertir en crisis y recesión de mañana si no somos capaces de implantar medidas de contingencia y medidas estructurales: contención del gasto, apoyos financieros, reducción de la carga impositiva, apoyo a la inversión en innovación y digitalización, reducción de trámites burocráticos de cara a los empresarios, apuesta decida y clara por mercados internacionales, que aun volviéndose más proteccionistas, van a valorar nuestros productos, apoyo a nuestra industrial local en su crecimiento; ¡estabilidad!, medidas, en definitiva, que confieran confianza a la inversión privada allí donde se está creando un clima de desconfianza por parte de los inversores privados, aquellos llamados a invertir y con ello crear riqueza y empleo.

En todo este escenario, reconozcamos que no ayuda a la hora de tomar decisiones de inversión por parte del sector privado en nuestro país el complejo ecosistema nacional que adereza esta ralentización económica con falta de estabilidad presupuestaria, con problemas territoriales y egoísmos políticos un entorno cada vez más complejo para los intereses de nuestra economía, de nuestro empleo. Aquellos territorios capaces de dotar de estabilidad y confianza a su entorno serán los que dentro de un proceso de menor crecimiento hoy, puedan ver reforzadas sus estructuras o pilares básicos para el crecimiento futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre la protección de datos:
· Responsable de los datos: Ediciones La Meseta, S.L.
· Finalidad: Enviar un comentario
· Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar o suprimir los datos, así como otros derechos como es explica en la política de privacidad.
· Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la protección de datos aquí.

Noticias relacionadas

Leer más

Una coyuntura crucial

Por: Alberto Cagigas
Uno tiene la sensación de que nos encontramos en un punto de inflexión tanto histórico como económico que…
Camino empedrado.
Leer más

Más piedras en el camino

Por: Alberto Cagigas
Llega el último cuatrimestre de 2021, y aunque la amenaza de la pandemia remite con mayor lentitud de…
Ir al contenido