Félix Moracho, Huercasa como ejemplo de empresa rural

El empresario sitúa a la compañía hortofrutícola como líder por su apuesta por la innovación y los mercados exteriores
Félix Moracho, presidente de Huercasa.
Félix Moracho, presidente de Huercasa.

Cuenta Félix Moracho, que con apenas 15 años soñaba con cultivar la Pampa argentina junto con un amigo tras ver una película en la Seminci en la que se citaba el poema del gaucho Martín Fierro. “De ahí me viene la pasión por el cultivo de la tierra y por eso estudié la carrera de ingeniero agrónomo”, sostiene este empresario que es, además de presidente de Huercasa, presidente de Vitartis y consejero de Caja Viva Caja Rural e Iberaval, una persona “inquieta, creativa y un insatisfecho permanente”.

Tal vez  ese carácter, -la definición ha sido realizada por él mismo-, explique que haya convertido a su compañía hortofrutícola en líder europeo en menos de cuatro décadas, con unas previsiones de crecimiento que contemplan duplicar el tamaño de la empresa en el próximo cuatrienio.

De hecho, la expectativa es cerrar el ejercicio 2016 con una cifra de negocio cercana a los 38 millones de euros; y en 2020 alcanzar los 60 millones, Además, a los 2 centenares de trabajadores estables -en campaña este número se dispara- contempla sumar 80 operarios en 3 años. Y a pesar de ello asegura que “no nos obsesiona crecer de forma rápida, sino que lo que queremos es hacerlo del modo más ordenado posible. Además, hay un mérito añadido, y es que crecemos con productos de precio bajo”.

Espíritu inquieto

Ese espíritu inquieto es el que tal vez lleve a Moracho a asegurar que disfruta más generando proyectos que en su desarrollo. “Quizá por eso siempre hay muchas iniciativas pendientes de desarrollar”. Una de las más importantes que la compañía tiene entre manos se centra en una inversión de 9 millones de euros para la apertura de un centro logístico en San Miguel del Arroyo (Valladolid), apenas a una veintena de kilómetros de Sanchonuño (Segovia), donde se encuentra la sede de la compañía, y en la que se acometerán obras de construcción de nuevas oficinas.

Así, Huercasa tendrá separadas las áreas de producción (Sanchonuño), Logística (San Miguel del Arroyo) e I+D+i, con un centro de innovación en Valsaín, a los pies de la segoviana Sierra de Guadarrama.

Origen en 1979

Huercasa se constituyó en 1979, cuando Moracho monta la compañía con su suegro y su cuñado, inicialmente dedicada al cultivo de la endivia (o endibia, que ambas son válidas). “Fue para nosotros una auténtica universidad, un continuo proceso de aprendizaje”, recuerda el empresario.

Con todo, el cultivo de ese producto fue perdiendo importancia de forma paulatina, toda vez que la compañía se fue orientando a la elaboración de productos vegetales de quinta gama (de fácil preparación), “saludables y acordes con los gustos y demandas del consumidor del siglo XXI”, matiza Moracho, quien no obstante añade que las dos verdaderas “locomotoras” de la compañía son la remolacha roja, de la que comercializa 20.000 toneladas al año de producto final, y el maíz dulce en mazorca, con 15.000 toneladas al año, productos de los que la compañía es principal operadora en España; mientras que en quinta gama es el más importante operador europeo, “que equivale a decir del mundo”, sostiene el empresario. La firma segoviana tiene una clara vocación exportadora, ya que más del 80% de su producción se destina a los mercados exteriores.

Momento crucial

En 2010 se produjo uno de los momentos cruciales en la trayectoria de Huercasa y también de su presidente. La sociedad de capital riesgo Sodical se encontraba a la sazón en el accionariado y tenía que salir. Moracho tomó la difícil decisión de asumir esa parte, lo que le convertía en accionista mayoritario, momento en que asume “de forma más decidida el liderazgo de la compañía”.

Por otra parte, su vinculación con el sector financiero le ha enseñado una de sus máximas: “hay que ser prudente para invertir, pero sin valentía en el mundo empresarial no haces nada, así que hay que buscar un punto de equilibrio”.

Al presidente de Huercasa le gusta iniciar el día “de forma pausada, con tranquilidad. Hay que saber gestionar el estrés”. Es madrugador pero en el ámbito privado. Puede resolver grandes cuestiones del negocio antes de levantarse de la cama. “Soy una persona low cost, a la que le gusta estar tranquilo y tener tiempo para reflexionar”, afirma. El fin de semana le gusta dar un paseo por la naturaleza, ver algo de cine y series televisivas y disfrutar del fútbol con sus amigos del pueblo (se declara seguidor acérrimo del Real Madrid).

Valores de la empresa

Moracho repite como un mantra los valores de la empresa, que son “el estilo de vida country con lo que ello implica: la apuesta decidida “por las raíces rurales y la defensa de este entorno; alimentación saludable y la vida sana y recuperar el espíritu pionero, luchador y emprendedor”.

El segundo valor es que Huercasa “sea una gran familia, desde los trabajadores a los agricultores, pasando por clientes, proveedores y consumidores. Que todos los eslabones de la cadena sean partícipes de nuestro gran proyecto. Por eso les pedimos que compartan nuestra filosofía y establecer una confianza mutua”.

Y como tercer valor, “somos una empresa llena de energía y vitalidad”. Además, el empresario sostiene que “no puedes dejar de ser humilde. Es muy fácil equivocarse y hay que  asumir que el error está ahí y puedes perderlo todo. Es un fantasma con el que hay que convivir”.

El modelo de gestión que propugna Moracho se basa “en la confianza, autonomía, libertad y capacidad de decisión; así como respeto, trabajo en equipo, compromiso con la comunidad y liderazgo integrador”.Y añade: “si tengo un don, es mi capacidad para apaciguar enfrentamientos en grupos en los que intervengo”.

Formación continua

El empresario concede mucha importancia a la formación continua de su plantilla, “cada vez más necesaria e imprescindible para la organización, porque la industria 4.0 va a exigir un plus de conocimiento y formación”. Y tal vez por eso la compañía cuenta con un Comité de Talento, “para potenciar el existente dentro de Huercasa y atraer el de fuera. Estamos generando una potente cultura de la innovación. La enseñanza más importante de estas 4 décadas de trayectoria empresarial es que si formamos un gran equipo, potente, profesional, mentalizado y alineado con los valores e intereses de la compañía, podemos asumir cualquier reto. Es fundamental creer en nosotros mismos”.

Preguntado por sus retos como empresario, Moracho señala que ha tratado de construir, “con un gran equipo humano, una empresa que sea sostenible, no sólo en lo medioambiental, que también, sino en lo económico y a nivel social. Una gran empresa tiene que poder tener capacidad de presentarse ante la sociedad y que le valore de forma positiva”.

A principios de octubre Huercasa anunció su asociación con Anecoop, lo que supone un hito en la trayectoria de la empresa, ya que aprovechará la implantación internacional de esta cooperativa de segundo grado para tener gran capilaridad en Centroeuropa.

Huercasa Country Festival

“Si tú tienes una historia que contar, tú puedes venir a la música country”. Félix Moracho, presidente de Huercasa, parafrasea a Rayna James, protagonista de la serie Nashville, de la que es fiel seguidor, y rememora los orígenes del Huercasa Country Festival, un evento promovido y patrocinado por la compañía segoviana que ya ha celebrado 3 ediciones, en la última de las cuales se concentraron cerca de 10.000 personas durante un fin de semana en Riaza (Segovia), la localidad donde se celebra.

El country es un icono del mundo rural con seguidores por todo el mundo, y Moracho empezó a dar forma a la posibilidad de organizar un festival en Segovia tras un viaje a Brasil y comprobar la afición que había al country. El Huercasa Country Festival se ha convertido en el evento más importante de este estilo musical de España.

¿Por qué en Riaza? “Cuenta con buenas infraestructuras de alojamiento en un radio de 20 kilómetros, es un pueblo bonito, en un entorno rural, con la montaña cerca”. Cumplía con los requisitos y la buena sintonía con el Ayuntamiento hizo el resto. Moracho hace balance de las 3 ediciones celebradas y lo tiene claro: “es una apuesta estratégica. Es la acción que más nos ha ayudado a tener notoriedad”. Así que hay Huercasa Country Festival para muchos años.

Más información en el número de noviembre de la revista Castilla y León Económica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre la protección de datos:
· Responsable de los datos: Ediciones La Meseta, S.L.
· Finalidad: Enviar un comentario
· Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar o suprimir los datos, así como otros derechos como es explica en la política de privacidad.
· Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la protección de datos aquí.

Noticias relacionadas

Ir al contenido