GRI plantea una mayor eficiencia del mercado laboral para elevar la competitividad de Castilla y León

Sofisticación de negocios y eficiencia del mercado laboral son algunos de los campos en los que la región también necesita mejorar
España está en un nivel de competitividad por debajo de la media europea.
Las ventajas que conlleva la transformación digital están relacionadas con el aumento de la competitividad y de la productividad.

Las ventajas que conlleva la transformación digital están relacionadas con el aumento de la competitividad y de la productividad, lo que debería ir acompañado de una mejora de la seguridad y de las condiciones laborales de los trabajadores. Pero también puede acarrear problemas a medio y largo plazo.

Para ello, es importante contar con un mercado laboral competitivo que permita integrar las nuevas tecnologías de forma eficaz y eficiente, según se desprende del estudio Impacto de la Transformación Digital en el Mercado de Trabajo de Castilla y León elaborado por Gabinete de Recolocación Industrial (GRI).

El Índice de Competitividad Regional (RCI) de la Comisión Europea, publicado cada 3 años, utiliza para su elaboración una serie de variables e indicadores que revelan cómo debe ser un mercado competitivo, que sea atractivo para que las empresas y los trabajadores se establezcan o se mantengan en él y cree un entorno sostenible y adaptable a los cambios que se generan alrededor.

En este índice, según el último análisis realizado en 2016, Castilla y León se posiciona entre las regiones con baja competitividad, con valores negativos que se sitúan entre el -0,5 y el -0,2, cuando el 0 es la media europea. Respecto al conjunto de España, se encuentra en un grupo intermedio formado por Galicia, Asturias, Cantabria, La Rioja, Aragón y la Comunidad Valenciana; y por debajo de Cataluña, Navarra, País Vasco y Madrid, que es la región con mayor competitividad del conjunto nacional.

Por su parte, España está en un nivel de competitividad por debajo de la media dentro de Europa, con sólo 2 regiones por encima de 0, Madrid y País Vasco. Según el estudio del índice RCI realizado por GRI, los campos en los que Castilla y León debe mejorar para aumentar su competitividad y equipararse al menos a la media de la UE son el tamaño del mercado, la eficiencia del mercado laboral, la sofisticación de negocios, la innovación y las infraestructuras.

Región más atractiva

Según los expertos, Castilla y León necesita hacer hincapié en el desarrollo de estas variables y alcanzar altos estándares en cada una de ellas a través de la mejora de los indicadores para estar preparada para hacer frente a los inevitables cambios que traerá la transformación digital, mitigar el posible efecto negativo (despidos masivos, pérdida de competitividad de las empresas, atraso en la introducción de los nuevos procesos productivos y las nuevas tecnologías) y potenciar las consecuencias positivas de la digitalización.

Todo esto permitirá ser una región más atractiva para las empresas y para los trabajadores, potenciando el tejido empresarial y fijando población, lo que contribuirá a hacer frente al envejecimiento y la despoblación, sobre todo, de los entornos rurales, fuente del patrimonio cultural de la región.

Más información en el número de octubre de la revista Castilla y León Económica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre la protección de datos:
· Responsable de los datos: Ediciones La Meseta, S.L.
· Finalidad: Enviar un comentario
· Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar o suprimir los datos, así como otros derechos como es explica en la política de privacidad.
· Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la protección de datos aquí.

Noticias relacionadas

Ir al contenido