La CECA defiende el ritmo de las fusiones del 94% de las cajas

Olavarrieta exculpa a las entidades de ahorro de la restricción del crédito a las pymes

José Antonio Olavarrieta, director general de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), defendió el ritmo que lleva el proceso de reestructuración de las cajas de ahorros y señaló que el 94% de las 45 entidades de ahorro que existen en el sector financiero “se está moviendo”. Durante su intervención en unas jornadas sobre Basilea III organizadas por Unidad Editorial, evitó “entrar a decir si este proceso es lento o rápido” y pidió “realismo” para reconocer la complejidad de un proceso que supone “el mayor cambio jurídico en la historia de las cajas en España” y que, además, da un plazo de seis meses a las comunidades autónomas para adaptarse.

Para defender su posición, el director general de la CECA se apoyó en las cifras y recordó que el proceso de reestructuración consiste en transformar 45 cajas en 18 grupos financieros, en un período de 12 meses y con un 60% de reducción de capacidad. De los 18 grupos, cinco se unen en Sistemas de Institucional de Protección (SIP) y ocho fusiones. Además, Olavarrieta añadió que al inicio del proceso, las cajas de ahorros españolas tenían unos 28.500 millones de euros de volumen medio de activos y que tras la fusión poseen cerca de 71.200 millones de euros de volumen de activos.

También aprovechó este foro para criticar a los que “ponen en tela de juicio” que el crédito no llegue a las familias y a las pymes a causa de la lentitud de los procesos de fusión de las cajas de ahorros. En este sentido, recordó que los créditos a las empresas no inmobiliarias otorgados por las cajas crecieron en 3.600 millones de euros entre enero y junio de 2010, mientras que en el resto del sistema cayó en 1.900 millones de euros. “A raíz de la necesidad de mayor capital se está produciendo una necesidad de incremento de recursos propios, y de ahí deriva que las cajas estén inmersas en ese proceso de concentración”, apuntó Olavarrieta.

El coste de Basilea

Respecto a la implantación de Basilea III y al aumento de las obligaciones de capital, el director general de la CECA alertó de que con ello el coste del negocio se incrementará “de forma draconiana”, lo que reducirá los beneficios y tendrá un “coste sobre el cliente”. A esto añadió que se prevé que los cambios regulatorios impacten en el volumen de la oferta crediticia, hagan crecer las distorsiones competitivas del mercado y provoquen una “borrachera” de emisiones de deuda.

Para evitar estos efectos, Olavarrieta pidió la homogeneización de las regulaciones de los distintos países, el mantenimiento del negocio de banca retail frente al negocio de inversión y la implantación de una mayor supervisión. Como conclusión, se mostró “convencido” de que todas las entidades financieras españolas “podrán superar” su adaptación a Basilea III con “su forma sólida de hacer banca”.

Europa Press

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre la protección de datos:
· Responsable de los datos: Ediciones La Meseta, S.L.
· Finalidad: Enviar un comentario
· Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar o suprimir los datos, así como otros derechos como es explica en la política de privacidad.
· Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la protección de datos aquí.

Noticias relacionadas

Ir al contenido