Recuperar el talento sénior

Por: Alberto Cagigas
Paro, empleo, trabajo, sénior, mayores, empresa, economía, Castilla y León.
Sería suicida para nuestra economía renunciar al 20,5% de la fuerza laboral que representan los mayores de 55 años que están en el paro, alrededor de 26.300 personas.

En los últimos años he conocido varios casos, bastantes por desgracia, de excelentes profesionales con una edad superior a los 50 años que se han visto en la calle de la noche a la mañana por motivos ajenos a su pericia, bien por procesos de concentración en un sector, sobre todo en el financiero, bien por el masivo cierre de empresas en una actividad, tal como ocurrió con la construcción a raíz de la crisis de 2007. La sensación de esos veteranos era que se dirigían hacia el destierro laboral, del que tal vez no regresarían nunca.

Este fenómeno, lejos de corregirse, se ha agudizado en los últimos años debido a la tecnificación de la economía, donde la Inteligencia Artificial, el Big Data, la robotización o la Industria 4.0 convierten supuestamente a las personas de más edad en ignorantes tecnológicos incapaces de adaptarse a los trepidantes y continuos cambios del mundo empresarial.

Competitividad

Por eso, me parece muy oportuno el reciente informe elaborado por las fundaciones Adecco y SERES, donde se advierte que despreciar el talento sénior reduce la competitividad de un territorio. El estudio plasma unos datos que en el caso de Castilla y León son dramáticos: si en España la tasa de envejecimiento alcanzó en 2020 un máximo histórico del 125%, es decir, 125 mayores de 64 años por cada 100 menores de 16 años, en nuestra comunidad autónoma ese porcentaje se eleva al 201%, una cifra que se ha incrementado 26 puntos en la última década, período en el que por otra parte perdimos 164.597 habitantes hasta quedarnos en unos exiguos 2.394.918 ciudadanos que moran estas yermas tierras. Un drama al que se le añade que en 2019 un total de 3.844 jóvenes de Castilla y León emigraron a otras regiones.

Con esa fuga de cerebros jóvenes, a los que habría que retener o darles la oportunidad de que regresen a su tierra, pero ése es otro debate, sería suicida para nuestra economía renunciar al 20,5% de la fuerza laboral que representan los mayores de 55 años que están en el paro (alrededor de 26.300 personas).

Doble reto

El reto es doble: las administraciones públicas deben de diseñar eficaces medidas para reincorporar a esos experimentados profesionales al mercado laboral y las empresas tienen que empezar a contemplar la contratación de esos curtidos trabajadores, ya que en la actualidad hasta el 40% de los directores de recursos humanos descarta automáticamente los currículums enviados por personas de más de 55 años, a la vez  que el 75% de los desempleados de esa edad cree que no volverá a trabajar nunca. Con sólo 55 años y ya les enviamos al cementerio laboral, lo que nos resta competitividad y eleva las cargas sociales de una economía muy debilitada por la última crisis.

Mucho se habla del elevado paro juvenil, y con razón pues somos el país de la OCDE con la mayor tasa, pero no debemos de perder de vista la discriminación por razón de edad de los más veteranos. Recuerdo que en una conversación con un empresario de Burgos me argumentó su apuesta por el talento con canas: “cuando contratas a una persona con más de 50 años, que con toda seguridad llevará mucho tiempo en el paro, luego se desvive y se implica  al 100% en el proyecto de la empresa porque entiende que tal vez sea su última oportunidad, que puede que ése sea el último tren de su vida laboral. Tener a un trabajador o a un directivo con sólo 55 años en casa es un drama económico, social, personal y familiar. No los podemos dejar aparcados. Frente a los jóvenes que están pensando en desarrollar su incipiente carrera profesional, por lo que su fidelidad a la compañía es muy laxa, los profesionales con más de 55 años se muestran leales a la empresa que les ha dado una nueva oportunidad”. Razones de más para recuperar el talento sénior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre la protección de datos:
· Responsable de los datos: Ediciones La Meseta, S.L.
· Finalidad: Enviar un comentario
· Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar o suprimir los datos, así como otros derechos como es explica en la política de privacidad.
· Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la protección de datos aquí.

Noticias relacionadas

Granalu, La Brasería de Cuéllar, Terrabuey, empresa familiar.
Leer más

Necesitamos más ‘luises’

Por: Alberto Cagigas
Conocí a Luis de casualidad y generoso me contó una historia personal que quiero compartir con usted, querido…
Ir al contenido