Un congreso de verdad de la Empresa Familiar

Por: Eduardo Estévez
Foto de familia de la delegación de directivos de EFCL asistentes al XXI Congres
Foto de familia de la delegación de directivos de EFCL asistentes al XXI Congreso Nacional de la Empresa Familiar que se celebra en Valencia.

El Congreso Nacional de Empresa Familiar ha resultado muy intenso. El Instituto de la Empresa Familiar (IEF), junto a las asociaciones territoriales, hemos conseguido reunir a más de 700 empresarios de primer nivel con el objetivo de continuar aprendiendo y creciendo. Además, y no menos importante, hemos conseguido comunicar hacia el exterior lo que somos y lo que la empresa familiar contribuye en términos de riqueza y empleo. Es por ello que, ante S.M. el Rey de España, ante el presidente del Gobierno y ante el principal partido de la oposición, nuestra organización ha pedido y exigido medidas en el largo plazo que fijen un marco económico y legal adecuado que facilite el mantenimiento y desarrollo de las empresas familiares.
 
El espectáculo político y territorial al que venimos asistiendo en el último año preocupa, y mucho, a aquellas empresas que desean continuar haciendo lo que saben: invertir en el largo plazo y crear empleo de calidad. De hecho, inquieta tanto que las perspectivas de los principales empresarios de España son bastante más negativas que el año pasado; en la encuesta –on line y secreta- realizada en el citado congreso, los empresarios asistentes manifestaban esta inquietud sobre la situación económica actual (la nota fue de 6,22 frente al 5,48 del año pasado) y en cuanto a las perspectivas de crecimiento en el año (57% sobre el 82% del año anterior).
 
En consecuencia, Francisco Riberas, presidente del IEF, pidió alto y claro al Gobierno de España que “no se pueden seguir tomando medidas cortoplacistas para garantizar la gobernabilidad”. Ninguno de los presentes en el congreso, personas con rostro y apellidos todos, dudaría en afirmar que las consecuencias para el desarrollo económico y del empleo a medio plazo serían lamentables. Entre tanto, las compañías familiares intentarán seguir trabajando en lo que verdaderamente saben hacer: levantar la persiana de sus empresas todas las mañana para continuar creando riqueza. Eso sí, parece que este año con un entorno más complicado.
 
Este congreso también ha servido para poner el acento en distintas iniciativas pro activas por parte de las asociaciones. Tenemos claro que el juego no va sólo de pedir, sino también de ofrecer. Como apuntó Juan Roig, presidente de Mercadona, en su conferencia: “primero dar para luego recibir”. La empresa familiar es consciente de que debe jugar un papel más activo como parte importante de la sociedad civil, ayudando a aportar iniciativas creativas e inteligentes que favorezcan el desarrollo de nuestra sociedad. En este sentido, César Pontvianne, presidente de nuestra asociación Empresa Familiar de Castilla y León (EFCL), explicó ante el auditorio el proyecto Empresa en las aulas, a través del cual nos gustaría acercar a los colegios los valores de la empresa familiar y favorecer la creatividad en la sociedad. Por cierto, iniciativa que será exportada en breve a otras comunidades autónomas.
 
En conclusión, ha sido un magnífico congreso. Organizado por el IEF y en colaboración con las asociaciones regionales capitaneadas por AVE, ha servido para seguir aportando valor a nuestras empresas asociadas y para hacer llegar la voz de las empresas familiares a nuestros políticos y la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre la protección de datos:
· Responsable de los datos: Ediciones La Meseta, S.L.
· Finalidad: Enviar un comentario
· Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar o suprimir los datos, así como otros derechos como es explica en la política de privacidad.
· Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la protección de datos aquí.

Noticias relacionadas

Ir al contenido