CaixaBank subraya su fortaleza financiera y su compromiso social para contribuir a la recuperación económica

Durante la Junta General de Accionistas de la entidad
De izquierda a derecha, Jordi Gual, presidente de CaixaBank, y Gonzalo Gortázar,
De izquierda a derecha, Jordi Gual, presidente de CaixaBank, y Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank.

La Junta General Ordinaria de Accionistas de CaixaBank ha aprobado este viernes la gestión y los resultados del ejercicio 2019. CaixaBank ha obtenido el apoyo mayoritario de los accionistas, que han aprobado, entre otras propuestas formuladas por el Consejo de Administración, la reelección como consejera de María Verónica Fisas Vergés y el nombramiento como nuevo miembro del Consejo de Administración de Francisco Javier García Sanz. Durante su intervención ante los accionistas, Jordi Gual, presidente de CaixaBank, ha agradecido a Marcelino Armenter “su dedicación, apoyo y compromiso con la entidad durante el tiempo que ha formado parte de nuestro Consejo”, y también al profesor Xavier Vives, “que deja el Consejo tras muchos años de gran servicio a la entidad”.

El presidente y el consejero delegado han trasladado su “apoyo y solidaridad a las personas que han sufrido los estragos de la COVID-19 y al personal sanitario por su labor encomiable”. También han agradecido el esfuerzo del equipo humano de CaixaBank, que ha demostrado su compromiso con la entidad, clientes y sociedad. “Gracias a ellos el banco se ha mantenido plenamente operativo y ha podido dar respuesta y ser proactivo en el momento en que más se le necesita”, han manifestado.

Preparados para contribuir a la recuperación económica

En la primera parte de su discurso, Gual ha reconocido que estamos en una situación de incertidumbre y ha querido trasladar un mensaje de confianza y esperanza por las medidas decisivas que se están tomando desde varios frentes para combatir la caída de la actividad económica. “En CaixaBank estamos preparados para contribuir a la recuperación económica: cubriendo las necesidades de financiación de nuestros clientes, ofreciendo ayuda a aquellos que más la necesitan e intensificando nuestra labor social”, ha declarado en la primera Junta de Accionistas celebrada de forma telemática como consecuencia del estado de alarma. “Siendo fieles a nuestro compromiso con los clientes y con el conjunto de la sociedad, como viene haciendo ‘la Caixa’ desde hace más de 110 años”, ha añadido.

En este sentido, Gual ha estimado que la recuperación económica dependerá del grado de éxito en la contención del virus, de la capacidad para evitar posibles rebrotes y de si se accede pronto a una vacuna o terapias efectivas. “También dependerá de la efectividad de las políticas económicas que se han comenzado a desplegar para hacer frente a este desafío”, ha matizado.

Sobre las políticas económicas que se han implementado ante la COVID-19, el presidente de CaixaBank ha reconocido que son medidas que van en la dirección correcta aunque ha considerado que “la situación actual merece, además, un esfuerzo fiscal coordinado y sustancial a nivel europeo y la implementación de mecanismos de compartición del gasto entre países para evitar la distorsión del mercado único”.
 
Gual ha puesto en valor la contundencia de la respuesta del BCE con programas de compras de deuda pública, inyecciones de liquidez al sistema financiero y la relajación de los requisitos prudenciales. Para la integridad de la zona euro, “es fundamental que el BCE continúe garantizando que su política monetaria se transmite con efectividad a todos los países de la Eurozona, independientemente de su situación fiscal”, ha señalado.

Fortaleza comercial

El presidente de la entidad ha reconocido que CaixaBank se enfrenta a la situación actual desde una posición de fortaleza, tanto financiera como comercial. De esta manera, Gual ha explicado que la misma prudencia que ha llevado a la entidad a esta posición de fortaleza “es la que nos ha hecho provisionar en el primer trimestre de este año 400 millones de euros para anticipar los efectos de la COVID-19. Una decisión responsable y que refleja una estrategia conservadora respecto a la cobertura de riesgos”.

En este sentido, ha destacado que “esta misma responsabilidad es la que se traslada a la decisión del Consejo de Administración del 26 de marzo de reducir el dividendo propuesto originalmente para el ejercicio 2019 de 15 céntimos a 7 céntimos brutos por acción”. Gual ha recordado la modificación de la política de dividendos para el ejercicio 2020 y la distribución de un dividendo en efectivo no superior al 30% del beneficio neto.

Castilla y León Económica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre la protección de datos:
· Responsable de los datos: Ediciones La Meseta, S.L.
· Finalidad: Enviar un comentario
· Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar o suprimir los datos, así como otros derechos como es explica en la política de privacidad.
· Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la protección de datos aquí.

Noticias relacionadas

Ir al contenido