N-122 Valle del Duero como ejemplo de ‘Coopetition’ para otras zonas rurales

Por: Alberto Cagigas
La dramática pandemia ha revolucionado los modelos de gestión de las empresas con la implantación del telebrabajo, la aceleración de la digitalización, el diseño de exigentes planes de seguridad sanitaria o la eclosión del ecommerce, entre otros aspectos.
Imagen del logo de la iniciativa Duero Valley Valle del Duero tutismo empresas

La dramática pandemia ha revolucionado los modelos de gestión de las empresas con la implantación del telebrabajo, la aceleración de la digitalización, el diseño de exigentes planes de seguridad sanitaria o la eclosión del ecommerce, entre otros aspectos. También han surgido nuevos conceptos, como el de coopetition, un neologismo resultante de la fusión de las palabras competición y cooperación (en español), con el que se nombra la alianza entre compañías adversarias para compartir necesidades y objetivos con el fin de buscar un beneficio económico común, e incluso a veces también social.

Pero no hace falta utilizar anglicismos, pues hace ya años que escuché a Enrique Valero, director general de la Bodega Abadía Retuerta y del Hotel LeDomaine, el término competencia amiga, que así suena hasta más bonito. Y eso es precisamente lo que ha impulsado Enrique, un sevillano adoptado en Castilla y León que demuestra que esta comunidad autónoma también es capaz de captar talento y renovar la savia empresarial con la agudeza aportada por gentes de otros lares.

La idea surgió en una conversación informal cuando le comenté que la milla de oro de la Ribera de Duero se ha convertido en la milla de las estrellas, pues 3 prestigiosas bodegas de la zona han conseguido que sus restaurantes obtengan una estrella Michelin.

3 prestigiosas bodegas con estrella Michelin

Con estas magníficas mimbres, el pasado mes de junio fue presentado en Madrid el proyecto N-122 Valle de Duero, que aúna turismo experiencial, vinícola y gastronómico ofertado por los restaurantes El Refectorio de Abadía Retuerta LeDomaine, Taller de Arzuaga de Bodegas Arzuaga Navarro y Ambivium de Pago de Carraovejas, en una singular alianza entre la multinacional suiza Novartis y 2 empresas familiares de Castilla y León. Como destacan sus promotores, esta iniciativa aspira a convertir la zona en un destino de renombre internacional (a nadie se le escapa que su marca comercial alude al famoso Napa Valley de California).

El reto, aunque ambicioso, cuenta con todos los requisitos para ser un éxito, pues aparte de la citada oferta, habría que añadir los hoteles de 5 estrellas de esta comarca, todos con circuitos de spa o balneario (LeDomaine, Hotel&Spa Arzuaga y Castilla Termal Monasterio de Valbuena), el Museo Provincial del Vino en el imponente Castillo de Peñafiel, la mítica Vega Sicilia, la cercana Terrabuey con la mayor finca de bueyes de España y su restaurante La Brasería de Cuéllar, los famosos pinchos de lechazo de Traspinedo o los efímeros espárragos y guisantes de Tudela de Duero, entre otros atractivos.

Generar riqueza y empleo

A unas 2 horas del mayor mercado de España como es Madrid y del aeropuerto Internacional Adolfo Suárez Madrid-Barajas, N-122 Valle del Duero aspira a captar y consolidar un turismo, tanto español como extranjero, de poder adquisitivo medio-alto que genere riqueza y empleo en una demarcación rural con todo el potencial para superar el estigma de la España vaciada.

Enrique Valero, Amaya Arzuaga y Pedro Ruiz impulsan un plan que ambiciona situar a N-122 Valle del Duero en el mapa mundial del turismo con una imbatible oferta que conjuga historia, patrimonio, paisaje, vino, gastronomía, cultura, salud y relax. Como destacan estos 3 visionarios, “la pandemia, además de golpear en nuestras vidas, impactó contra el turismo y la gastronomía de una manera nunca imaginada. Pero si algo bueno podemos extraer de lo vivido, es que en este tiempo hemos aprendido que ayudándonos saldremos más fortalecidos. Que juntos seremos más fuertes. Y eso hemos hecho nosotros”. Acertadas palabras que reflejan fielmente los nuevos tiempos en la gestión empresarial y que ojalá apliquen en otros territorios rurales de Castilla y León, que teniendo también todo el potencial para diseñar en común una oferta atractiva, andan extraviados en estériles disputas cainitas y demandas plañideras.

1 comentario

  1. Mientras tanto la Confederación Hidrográfica del Duero (Ministerio de Medio Ambiente….) abandona el GR14, se deshomologa, no se mantiene cuidadas las infraestructuras, ni se limpian las riberas, ni se catalogan las especies arbóreas singulares, ni se colabora con los Ayuntamientos, nuestros vecinos portugueses no se lo explican.
    ¿Cómo se denomina la inacción y trabas de la CHD?
    Con respecto a la N122 no hablamos ….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre la protección de datos:
· Responsable de los datos: Ediciones La Meseta, S.L.
· Finalidad: Enviar un comentario
· Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar o suprimir los datos, así como otros derechos como es explica en la política de privacidad.
· Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la protección de datos aquí.

Noticias relacionadas

Camino empedrado.
Leer más

Más piedras en el camino

Por: Alberto Cagigas
Llega el último cuatrimestre de 2021, y aunque la amenaza de la pandemia remite con mayor lentitud de…
Granalu, La Brasería de Cuéllar, Terrabuey, empresa familiar.
Leer más

Necesitamos más ‘luises’

Por: Alberto Cagigas
Conocí a Luis de casualidad y generoso me contó una historia personal que quiero compartir con usted, querido…
Ir al contenido