¿Has incluido un iPad en tu carta a los Reyes Magos?

Por: Alfredo Vela
iPad
iPad de Apple.

Supongo que ya estaréis rematando vuestra carta a los Reyes Magos, si no es así, animaros, ya que si lo hacéis a última hora podéis pedir algo que no os guste y no es plan. El ya famoso iPad de Apple es mi recomendación para la carta de este año. Para el que no conozca este gadget, es una tableta de un tamaño casi de 10 pulgadas y un peso de 700 gramos que está a caballo entre un portátil y una PDA, pero sólo en cuanto a tamaño, no en prestaciones y mucho menos en cuanto a concepto. Algunos dicen que  el iPad es sólo para pijos, pero nada más lejos de la realidad, como veremos a continuación.

Si me preguntarais qué nombre técnico podríamos darle al iPad, no podría responderos, ya que es el primero en su especie y no ha pasado tiempo suficiente desde su irrupción en el mercado como para darle nombre; y tampoco la competencia ha estado los suficientemente hábil como para ofrecernos un producto igual o mejor y así poderle dar un nombre a esta familia de aparatos. De momento, los llaman tabletas.

Ordenador de bolsillo

Pero a lo que sí me atrevo es a explicaros qué hace el iPad y para qué sirve. En realidad, sus prestaciones son las de un ordenador personal, ya que dispone de teclado en pantalla (existe un teclado externo de verdad), el ratón es nuestro dedo y en la actualidad existen gran variedad de aplicaciones que podernos utilizar en el dispositivo. Tenemos el iWork, que es la suma de un tratamiento de textos, hoja de cálculo y programa de presentaciones, y les resultará familiar a los usuarios de ordenadores Mac de Apple. Además, encontramos otras aplicaciones, como un programa cliente de correo, un navegador Safari para disfrutar de las páginas de Internet, gestión de contactos, una gran variedad de mapas y navegadores de todo tipo, aplicaciones ofimáticas de otros fabricantes, software de mapas mentales, gestión de proyectos, diseño gráfico y música. Sin afán de aburrir, podemos resumir diciendo que existen todo tipo de aplicaciones para negocio y ocio.

A pesar no de tener un nombre genérico para este tipo de máquina, para que os hagáis una idea, coged un marco digital, un ordenador portátil, una videoconsola portátil, un reproductor de MP3 de altísima gama, una PDA, un lector de libros electrónicos, lo batimos un poco, lo amasamos y obtenemos nuestro maravilloso iPad.

Éxito entre el público

Mi opinión personal sobre el iPad es excelente, el primer día que lo usé me enamoré perdidamente de él y me enganchó. Es una máquina muy intuitiva, ese mismo día se lo dejé a mi hija de nueve años y sin mediar explicación se puso a manejarlo con soltura, eso sí para los juegos que es lo que más le gusta del iPad. Si miramos crítica especializada, hay un poco de todo, al principio no fue muy entusiasta, pero los hechos son tozudos, ya se han vendido varios millones de máquinas, cientos de millones de aplicaciones, los beneficios de Apple han crecido espectacularmente (y con la crisis encima). Si lo comparamos con el cine, podríamos decir que es una película que no ha gustado mucho a la crítica, pero que la ha visto todo el mundo.

El precio del iPad oscila entre 500 y 800 euros, en función de la capacidad de almacenamiento y el tipo de conectividad que tenga. Los accesorios, como teclado, conector USB y otros se venden por separado. No os olvidéis de pedir con el iPad la funda original de Apple, que es una gozada y muy útil como veréis. Sobre si es caro o barato, difícil decir, ya que como es único en su especie, no podemos comparar con productos similares, está dentro de la filosofía de Apple, productos de alta gama, bien fabricados y con un precio de alta gama.

El aparato es tremendamente innovador, la potencialidad del mismo, casi infinita, y no sé si será de pijos o no; pero si lo comparo con el primer teléfono móvil que me compré (hace muchos, muchos años) también todo el mundo me dijo “que pijo eres” y también “yo nunca tendré un teléfono móvil porque …”. Si hubiera dejado de hablar a todo el mundo al que oí la expresión, hoy casi no podría hablar con nadie, y es que hay gente que a ser innovador lo llaman pijo, qué le vamos a hacer.

Por último, una recomendación, la carta escribirla a los Reyes Magos y no a Papá Noel, que no paga impuestos por aquí.

Un saludo y feliz iPad, a la espera de vuestras preguntas y comentarios.

6 comentarios

  1. Tienes toda la razón del mundo, es súper intuitivo. Yo se lo regalé a mi padre por su cumpleaños (tiene 70 años y nunca había manejado ningún ordenador) y está encantado. Es más, está dando sus primeros pasos en la web 2.0.

  2. La verdad es que el gadget me gusta, pero tengo dudas si esperar a que tenga más competencia y con ello que mejoren algunas prestaciones.
    Saludos cordiales

    1. Hola:

      Es evidente que la competencia mejora los productos, pero ¿y el tiempo que no vas a disfrutar del IPAD? Nunca se sabe cual es el momente oportuno para la compra.

      Un saludo

  3. Yo no he escrito mi carta a los Reyes Magos, pero creo que es una buena idea pedirse algo así y sobre todo que te lo ‘echen’

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre la protección de datos:
· Responsable de los datos: Ediciones La Meseta, S.L.
· Finalidad: Enviar un comentario
· Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar o suprimir los datos, así como otros derechos como es explica en la política de privacidad.
· Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la protección de datos aquí.

Noticias relacionadas

Leer más

Una coyuntura crucial

Por: Alberto Cagigas
Uno tiene la sensación de que nos encontramos en un punto de inflexión tanto histórico como económico que…
Camino empedrado.
Leer más

Más piedras en el camino

Por: Alberto Cagigas
Llega el último cuatrimestre de 2021, y aunque la amenaza de la pandemia remite con mayor lentitud de…
Granalu, La Brasería de Cuéllar, Terrabuey, empresa familiar.
Leer más

Necesitamos más ‘luises’

Por: Alberto Cagigas
Conocí a Luis de casualidad y generoso me contó una historia personal que quiero compartir con usted, querido…
Ir al contenido