Un plan de pensiones emocional

Por: Félix Alberto Sanz
Para un colaborador compartir algo con su superior es muy importante.
Para un colaborador compartir algo con su superior y sentirse escuchado es muy importante.

El sábado me hice un plan de pensiones emocional. Una inversión que me hizo quitarme cosas importantes ahora para mí –alguna creencia y algún valor asociado a la misma- con la esperanza (pero sin garantía) de que años después me rente enormes beneficios. El sábado pinté las uñas a Luna, mi hija de 4 años.

Es algo que he de reconocer que no me hace ninguna gracia (mejor dicho, que no me hacía ninguna gracia, pues resultó muy divertido). Aún sabiendo que para ella simplemente es un juego de imitación de la vida adulta, a mí no me gusta que una niña pequeña parezca mayor de lo que realmente es. Cuando anteriormente he visto su carita o sus manos decoradas, me ha disgustado.

Pero he entendido que es algo que le gusta y que el hecho de que yo no sea parte de ello, puede provocar que dentro de unos años, no sea a mí a quién acuda cuando quiera hacer algo que para ella sea importante y yo sí quiera ser entonces partícipe. Sencillamente, porque no estuve antes disponible con las cosas que eran importantes para ella. Siempre he admirado la complicidad que las hijas, ya adultas, tienen con sus madres y me pregunto si no será por hacer cosas como ésta cuando son niñas.

Escuchar a las personas

Muchas personas me preguntan por qué le doy tanta (exagerada) importancia a escuchar a las personas de nuestros equipos y estar siempre disponibles para ellos. Entienden la importancia de escuchar y hacer sentir escuchados a los demás, pero no hasta el punto, casi paranoico, que yo le doy. Perciben que su tiempo es muy limitado y que muchas veces, lo que esos colaboradores quieren contarles, lo único que les hace es perder ese poco tiempo, que no tienen, y que la mayoría de las ocasiones lo que les tienen que contar son cosas sin apenas relevancia.

Y yo podría estar de acuerdo (que no lo estoy) en que pueden ser temas pocos sustanciales en el presente y que a nivel práctico, de manera funcional y cortoplacista, desatender ciertas tareas para atender a ese compañero puede ser una pérdida de tiempo (lo que los gurús del lean llamarían un despilfarro). Pero les hago pensar mucho más allá. Además de mostrarles que para un colaborador compartir algo con su superior y sentirse escuchado es muy importante, les hago mirar  qué pasará el día en que esa persona a la que no escuchamos de manera continua y atenta, esa persona que nos percibe como no disponibles, nos tenga que contar algo realmente crucial o compartir información vital para conseguir resultados. ¿De veras creéis que en ese momento acudirá a nosotros si, de forma previa, no hemos invertido tiempo y esfuerzo en atenderles y estar a su disposición? Yo tengo muy clara mi respuesta, cada uno que ponga la suya.

Y es que es posible que Luna, dentro de unos años, prefiera compartir inquietudes, aficiones o preocupaciones con su madre, con su hermano, con una amiga o con su novio, pero que no sea porque su padre no estaba disponible para las cosas que realmente eran importantes para ella cuando era una niña, que no sea porque su padre no tenía tiempo para atenderla, que no sea porque soy un estúpido cabezota que se niega a hacer cosas por creencias absurdas.

Que no sea porque yo no le pintara las uñas.

4 comentarios

  1. Félix,preciosa reflexión!
    Que manera más bonita de hacernos recapacitar sobre el tema tan importante de la escucha.
    Me ha encantado, enhorabuena!!

    1. Gracias por tus palabras Sara, sabes que mi única intención con estos post es hacer reflexionar. Haberlo hecho con al menos dos personas ya me hace estar satisfecho. Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre la protección de datos:
· Responsable de los datos: Ediciones La Meseta, S.L.
· Finalidad: Enviar un comentario
· Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar o suprimir los datos, así como otros derechos como es explica en la política de privacidad.
· Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la protección de datos aquí.

Noticias relacionadas

Granalu, La Brasería de Cuéllar, Terrabuey, empresa familiar.
Leer más

Necesitamos más ‘luises’

Por: Alberto Cagigas
Conocí a Luis de casualidad y generoso me contó una historia personal que quiero compartir con usted, querido…
Ir al contenido